La palabra es patrimonio inmaterial de la humanidad y su publicación debería ser considerada un derecho universal. Llamamos escritores a aquellas pocas personas que las editoriales han considerado dignas de su inversión financiera, pero son muchos los autores, personas anónimas y ciudadanos de a pie, que también tienen cosas importantes, estimables e interesantes que decir.

         Fábrica de autores ha sido creada por un grupo de editores para dar, a todo aquel que alguna vez ha escrito algo, la oportunidad de que su obra vea la luz y quede, así, inmortalizada. Quizás la obra de un humilde autor no llegue a ser conocida por cientos de miles o millones de lectores. El tiempo se encargará de decir y el lector se encargará de juzgar; no lo haremos nosotros.

         Nosotros nos limitaremos a hacer todo cuanto esté a nuestro alcance para que usted pueda realizar el sueño de todo ser humano que ha creado algo: sentir la satisfacción de poder compartirlo con los demás, incluyendo a sus familiares, amigos y conocidos. Nosotros nos comprometemos a hacer todo lo posible y a intentar lo imposible para que sus manuscritos u obras se conviertan ––ante todo–– en parte de su legado y de su patrimonio personal.